Dale contenido estratégico a tu marca en 7 tips básicos

1 CÓMO VAS A LLAMARTE?

Lo primero es la denominación, el naming, teniendo en cuenta si se trata de una marca personal, de la marca de tu empresa, de tu proyecto profesional. Parece fácil, pero no lo es, sobre todo si hay que partir de cero, pero incluso si es tu propio nombre también surgen dudas: Si es sólo el nombre, o el nombre y primer apellido, o el segundo también, si es Juan José o Juanjo, si me cargo el primer apellido y pongo el segundo… Lo que sí te recomiendo, si es una marca personal, es que utilices tu nombre, que no te escondas detrás de ninguna marca, por muy chula que sea, por ejemplo Branding Vital es la metodología, no el nombre que me define. Empecé llamándome Branding Vital, hasta que me di cuenta que no podía estar trabajando en la marca personal de los demás sin tener la mía propia.

2 SÉ UN PRO: Propuesta de Valor, Propósito y Posicionamiento

Alrededor de la marca corporativa es conveniente articular el contenido que la defina, te recomiendo, lo primero, definir el posicionamiento, la propuesta de valor y el propósito, que te resumo brevemente y otro día entraremos más a fondo. Básicamente sería:

PROPUESTA DE VALOR: La razón o razones por las que alguien te compra, por qué a ti y no a otro, qué razones de peso le ofreces para que tome esa decisión, esa elección a tu favor. Qué ventaja o ventajas tiene tu producto o servicio, qué plus de valor, por qué es relevante para él. Por qué se va a comprometer con tu marca y se va a activar el engagement.

POSICIONAMIENTO DE MARCA: Es el lugar que ocupa el valor diferencial de una marca, con respecto a la competencia, en la mente del consumidor, usuario, fan, cliente, de los stakeholders… Es esa pequeña lista jerárquica que elabora su mente. Para ello es fundamental que definas tu Target, tu Público Objetivo, será él el que construya la marca contigo, las marcas hoy en día se construyen entre todos.

Llegará un momento, como me ha pasado a mí con algunos clientes, que nos mirábamos y pensábamos: Esto entra en el universo de la marca o no, pero llega normalmente con el tiempo.

PROPÓSITO: El WHY, tu PORQUÉ, por qué lo haces.

Hoy en día entre dos marcas similares la gente elige la que tiene un mejor porqué, se decanta por aquellas marcas que cumplen un propósito vital, un papel social, que tienen un sentido ético y una razón: Por qué hago esto y para quién lo hago.

No el propósito como algo a alcanzar, sino como algo que se levanta y que se acuesta contigo, que se integra en tu vida.

Como dice Adeo Ressi: La visión es tu sueño de un mundo perfecto y el propósito la intención que te guía y dirige tus acciones.

3 DALE UN APELLIDO A TU MARCA

Y una vez definida la denominación de tu marca, lo siguiente es generar el Tagline y el Claim de la marca, que no son lo mismo.

El TAGLINE es lo que comunica la propuesta de valor de una marca, que capta el significado de la misma, la plasma. Y que se convierte en un elemento estratégico a largo plazo. Es lo que yo llamo el apellido, lo que la acompaña tipográficamente en algunos casos y se convierte en una especie de “subtitular». Puede ser más racional o emocional dependiendo de la personalidad de la marca.

Y el CLAIM, que se adecúa a la coyuntura del momento y lo que está pasando, por lo tanto puede ir cambiando y es más flexible.

Podemos tener un Tagline, pero varios Claims.

4  CUENTA LA HISTORIA DE TU MARCA: STORYTELLING

Crea un Storytelling, es decir, la narración de la historia de tu marca que vas a contar. Si quieres ver rápidamente de qué te hablo a nivel de marca corporativa, mira este ejemplo de Johnny Walker

y si es una marca personal vete a Rich Roll.
https://www.richroll.com/bio/

Calará más en tu audiencia, se generará una cierta complicidad con la marca, se recordará mejor, generará una cierta identificación con el personaje, sobre todo si es una marca personal, y conectarás mejor a través de la emoción.

En  mi web encontrarás Mi propio Branding Vital en 5 momentos clave de mi vida, de alguna manera se trata de mi propia historia.

5  CREA TU PROPIO MÉTODO

Consolida un Método, una Metodología, una forma de hacer, un proceso operativo, la forma en la que actúas. Aquello que llevas probando, verificando, moldeando y mejorando durante un tiempo y que es sinónimo de casos de éxito, algo que está constatado que funciona.

En mi caso es una Metodología propia que se llama Branding Vital.

6  PLANTA UN ÁRBOL DE MARCA

Dependiendo de tus productos y servicios articula tu Arquitectura de Marca, tu Árbol de Marca y organiza tu mensaje. Define lo que llamo tus MARCAS PRODUCTO o MARCAS SERVICIO y compón una estructura interdepediente y jerárquica de ellas respecto a la MARCA CORPORATIVA, y cómo cuelgan de ella las patas fundamentales del negocio, por ejemplo, en mi caso sería:

La Estrategia de Marca,

el Coaching Vital y

el Diseño,

esas son mis tres patas de negocio y de ellas depende mi facturación.

Tengo que darles de comer según la ocasión y la importancia de cada una de ellas.

NO TE OLVIDES DE JUGAR CON LA DERECHA Y CON LA IZQUIERDA, es decir de darle contenido y comunicación a la marca corporativa con una mano y a las marcas producto o servicio con la otra.

7 CANALIZA LA COMUNICACIÓN

Y, partir de ahí, elige los canales de expresión, las plataformas, las redes sociales y los medios de comunicación más adecuados para emitir tu mensaje.

Olvídate de On y Offline, ya funciona todo junto, no se concibe hoy en día una estrategia que diferencie entre ambos, estamos ante una sola realidad. Eso sí, crea o adapta el contenido dependiendo de cada canal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Cuéntame