QUÉ HAGO, PORQUE QUIÉN SOY ES OTRA COSA

Consultor estratégico de marca y coach.

Básicamente soy autodidacta, aunque formado en Ciencias de la Información y con más de 25 años de experiencia profesional, y sumando. Como consultor estratégico de branding he desarrollado más de 100 proyectos de marca para personas y empresas.

Creo, construyo, desarrollo y potencio marcas más humanas para emprendedores conscientes.

Curioso por naturaleza y aprendiz de casi todo. Por suerte me he encontrado con mi proyecto personal, mi propósito de vida, y en ello ando entusiasmado, pleno y con relativa calma.

Proyectos personales y profesionales varios, y éxitos y fracasos unos cuantos. Cuidadoso del detalle, porque todo suma, y simplificando mi vida todo lo que puedo. Trabajo desde mi propio espacio y compatibilizo mi vida personal con la laboral, integrando mi trabajo en mi proyecto de vida.

Meditador zen, poeta en la intimidad, practicante y profesor de Yoga, padre, compañero, amante y amigo, escuchador habitual y terapeuta estético.

Comencé mi práctica de Yoga a principios de la década del 2000 y me formé como profesor de Kundalini Yoga con Hargobind Singh Khalsa, discípulo directo de Yogui Bhajan. Durante dos años estuve enseñando esta disciplina y compartiendo experiencias. Actualmente estoy centrado en el estudio y la
práctica del Ashtanga Yoga según las enseñanzas de Sri K. Pattabhi Jois.

Descubrí el Zen hace 25 años y lo practico siguiendo las enseñanzas del Maestro Zen Dokusho Villalba.

Monitor de Mindfulness (MBTB) por la Escuela de Atención Plena.

He amado y practicado muchos deportes, el último ha sido el body board para acompañar a mi hijo en el surf, por puro disfrute y por la conexión con mi cuerpo y con la vida. Nunca es demasiado tarde.

CUÉNTAME TU PROYECTO

MI PROPIO BRANDING VITAL

EN 5 MOMENTOS CLAVE DE MI VIDA

transformación en mi vida.
A los 25 años, agotado y hastiado de trabajar en dos multinacionales durante casi 5 años en el ámbito comercial, viajando por toda España y gozando de una situación económica desahogada para mi edad, decido dar carpetazo y emprender nuevo rumbo contra la opinión de mi entorno. Convencido en ese momento de que la formación es fundamental para prosperar económicamente, decido hacer el examen de acceso a Ciencias de la Información, Publicidad. Alquilo una humilde planta baja en Alfara del Patriarca y durante 4 años trabajo en la autoventa y de camarero en una pizzería para costear mi vida y la carrera.

30 años.
Empiezo a trabajar en agencias de mis profesores mientras estudio hasta que ficho por CCA, una de las agencias más importantes en Valencia en ese momento. Hago un atajo a mi sueño dejando la Facultad en 4º curso, a uno de acabar (me aburría solemnemente y desconfiaba del tipo de educación que estaba recibiendo), me caso y disfruto de ciertos lujos hasta que entro en una profunda crisis laboral a la que se suma mi divorcio y la muerte de mi madre. Rompo con todo y me establezco solo en un pequeño piso en el casco viejo de Valencia. Primer contacto con la meditación Zen. Empiezo desde cero, y con bastante esfuerzo y pasión monto Martisolsona, un bonito estudio de comunicación y diseño en la calle Bolsería.

37 años.
Compro la parte a mis socios y entro en un bache, sobre todo de liderazgo, que se nota en la marcha y la facturación de la Agencia, en lo personal acabo de ser padre y estoy profundamente enamorado pero estoy hasta las cejas de ansiedad. Devoro libros de desarrollo personal, de filosofía, psicología… Cualquier cosa que me ayude a ver un poco de luz, pero es difícil resolver los problemas de la mente desde la mente. Descubro el Yoga y empiezo a sanar y a desbloquearme sin darme
cuenta, solo desde la práctica con mi cuerpo. Descubro lo que la respiración y la meditación pueden hacer por mí. De repente no dependo de nada ni de nadie para resolver mi conflicto existencial.

44 años.
La empresa va bien, son ya 10 años en activo y parece que por fin se consolida, pero llega 2009 y con él la crisis económica, cierro Martinsolsona, le hemos añadido una N porque tengo un socio, que es como un hermano y se llama Martín de apellido. Como siempre en mi vida, después de algo supuestamente malo siempre ha venido algo mejor. Yo, que no me atrevía a dar el paso, me convierto en consultor. Ficho por LUPO como brand manager, me convierto en director de marketing externo de Cafés Camuy, contrato con otras marcas como consultor y me establezco por mi cuenta, esta vez en una habitación de mi casa. Creo Good Morning Design, una agencia de branding, y descubro el teletrabajo hace 10 años. Disfruto de la oportunidad de levantar las marcas para las que trabajo y del momento de prosperidad.

Mes de noviembre de 2018, se apaga la luz, de repente pierdo dos de las tres cuentas de consultoría que me propiciaban un fee mensual y me reducen a la tercera parte una tercera cuenta, la más importante. De un día para otro me quedo prácticamente sin ingresos, la vida me aprieta, me exige y la creatividad fluye como una olla a presión, nace Branding Vital. Algo que empecé hace muchos años sin saberlo.
¿NECESITAS MÁS INFORMACIÓN?
INFÓRMATE SIN COMPROMISO