Marca Personal o Marca Vital?

El concepto personal no me acaba de cuadrar porque, realmente lo es?

Las marcas hoy en día se construyen entre todos, ya no es una comunicación unidireccional que toma un único sentido. El consumidor, el usuario, el cliente, los fans, los stakefolders, la opinión pública, los líderes de opinión, los influencers, los prescriptores, el target… Todos y cada uno de ellos interactúan con nuestra marca, hablan de ella, la potencian, se quejan, la recomiendan, la hacen mejor.

La marca, al menos la mía, es para todos ellos. Personal?, mía?

Además, cuando estas en tu propósito, estás conectado con tu actividad, con tu misión y vives sin compartimentos estancos, sin barreras que separan lo personal de tu parte pública, cómo entender que una marca es exclusivamente personal?

Al menos mi marca no tiene fronteras, no tiene límites que la constriñan en un apartado personal. No me muestro de distinta manera en lo personal que en lo profesional, soy lo que soy para lo bueno y para lo malo, como le leí a Inaki Gabilondo: “Entiendo que se me odie, llevo peor el halago.”

He escuchado hace poco algo así como que la marca personal te proporciona el éxito y el coaching te hace feliz, cóoooomo?

Una marca si está bien construida y tiene en cuenta a la persona debe hacerte feliz, si no, qué clase de éxito tienes?

Quizá habría que reformular la palabra éxito y adaptarla a las necesidades de cada uno, de cada cliente con el que trabajamos. Y más en estos tiempos donde el tiempo para todos es un bien tan preciado.

Trabajo con clientes que quieren desarrollar su propia marca, representada por su nombre, montar un pequeño negocio, desarrollar un proyecto empresarial en forma de microempresa… Y aunque no se trate exclusivamente de una marca personal, qué más da la forma que tome si detrás de ello está la persona.

Me gusta más llamarla Marca Vital, por eso mi método de trabajo se centra inicialmente en la persona, en un proceso de indagación, de introspección profundo que facilite la posterior transformación de la persona y de su proyecto. A través de la estrategia de branding, de herramientas del coaching, de la experiencia profesional y personal acumulada de la vida y de algo de empatía, de psicología y de inteligencia emocional podemos trabajar en ello. Igual que para un poeta le resulta difícil escribir sobre la vida, y sobre su sentir si no ha vivido. A los profesionales que nos dedicamos a esto nos resultaría muy difícil entender a la persona con la que trabajamos si no hemos vivido la vida, si no hemos vivido varios procesos de transformación, tanto personal como profesional, y con ellos hemos acumulado la enseñanza, el aprendizaje, la resiliencia que proporcionan los fracasos y la ilusión y el ímpetu que facilitan los supuestos éxitos.

La gente confunde tener una marca personal con seguidores en Instagram, para mí tener una Marca Vital consolidada es poder vivir de ella, que pague las facturas cada mes, que responda a tu propósito, que esté en sintonía contigo, con tu forma de vivir, de mostrarte… Que no tenga fisuras, que sea coherente y, sobre todo, honesta. No te engañes.

Ya son 25 años, más menos, que vivo de mi marca. No es fácil, pero te proporciona ilusión, ganas de enchufarte cada mañana, autonomía, cierta libertad y, en los tiempos que corren, la posibilidad que no te afecten tanto los cambios coyunturales, que tengas la capacidad de reaccionar y no que reacciones a las voluntades de otros.

Por otro lado, tu talento, tu vocación, tu sueño, tendrá que encontrar un sitio en tu contexto, en tu sociedad, en el mundo que vives, algo que tenga demanda y aporte una contribución social, pero también es verdad que existen visionarios, genios talentosos que simplemente persiguieron su sueño sin más, al margen de estudios de mercado, de la situación coyuntural del momento o de los consejos del asesor en cuestión.

Henry Ford dijo: “Si le hubiera preguntado a las personas qué querían, me hubieran dicho que caballos más rápidos”.
Henry Ford logró su éxito al ofrecer una solución para un problema que la gente no sabía que tenía.

Y Steve Jobs también dijo: “Nuestro trabajo consiste en averiguar qué van a querer antes de lo que lo sepan.”

Así que si todavía tienes alguna duda sobre hacer o no hacer, crear o no crear, construir o no construir, desarrollar o no desarrollar, vivir o no vivir de tu Marca Vital, te dejo, para terminar, con unas palabras de mi admirado Jodorowsky: «Entre hacer y no hacer, siempre haz, aunque te equivoques. Así no te frustras y como sea, te queda la experiencia.”

Alea Jacta Est

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Cuéntame