Bea Garcia

Buscando mi camino

En cuanto conocí a Juanjo supe enseguida que lo necesitaba en mi proyecto de vida nuevo. Cuando uno se siente perdido y no sabe por dónde tirar aparece un Juanjo et voilà!, todo fluye y se vuelve claro y sencillo, que si un poquito de aquí un poquito de allá y ya tenemos nuestra fórmula mágica que nos ayuda a avanzar.
Mi querido alquimista del alma, gracias.