María José

Del silencio compartido que se crea en la sala aflora una bonita energía.

EL PODER DE LA ATENCIÓN PLENA
Entrenar mi mente para aquietarla a través de la atención plena no me resulta una práctica fácil… Pero, acompañada de la mano de Juanjo, el entrenamiento va dando sus frutos.
Desde el espacio protegido donde nos reúne, escuchar su acertado timbre de voz transmitiéndonos con naturalidad su propia experiencia sentida sobre los conocimientos y la práctica del mindfulness, es muy enriquecedor.
Del silencio compartido que se crea en la sala aflora una bonita energía.
Juanjo me ayuda a experimentar con más persistencia en mi día a día lo que con él aprendo en la sala.
Gracias Juanjo por compartir toda la sabiduría que llevas dentro.
Eres una gran persona.
Tu sensibilidad y empatía hacen que te sienta con mucha, mucha cercanía.